Es necesario tener activado Javascript para poder ver el contenido correctamente.
Barra separadora vertical

Trabajar con correos electrónicos

 

Enviar un correo electrónico con firma

El envío de correos electrónicos asegurando la veracidad de la identidad precisa de la utilización de la firma digital. Así, se confirma que el contenido del correo se ha mantenido íntegramente desde que fue creado hasta su lectura. Pero, no asegura que el mensaje no pueda ser leído por otra persona, es decir, que esté encriptado.

imagen correo electronico

En relación a las formas de firmar un correo electrónico, tenemos diferentes modos, ya que según la herramienta utilizada para su envío, se hará de una u otra forma. El procedimiento general es el siguiente:

El remitente del correo electrónico debe generar una huella digital, que será encriptada con la clave privada. El resultado será la firma digital del firmante, la cual se envía de forma adjunta al mensaje. El receptor podrá verificar la firma desencriptándola mediante el uso la clave pública del mensaje. Con esto se obtiene la huella digital, que será comparada con la clave pública del mensaje. Si ambas coinciden, se tendrá la confianza de que el mensaje no ha sido modificado.

Enviar un correo electrónico cifrado

Para enviar un correo electrónico de forma confidencial es posible cifrarlo. De esta manera, sólo será posible su lectura si se conocen las claves con las que se ha cifrado. Así, se tendrá la confianza de que el mensaje no ha sido interceptado ni modificado. Este método incluye la confidencialidad de los documentos adjuntos.

 

imagen correo electronico

Para cifrar un correo electrónico será necesario conocer tanto las claves públicas como las privadas. Con la clave privada, el remitente podrá cifrar el correo, con la intención de que cuando llegue al receptor, pueda acceder a su contenido a través de la clave pública. El receptor deberá poseer previamente la clave pública para poder decodificar el mensaje. Sin ella, no se podrá acceder a la información que contiene.

Por tanto, a través del envío de correos electrónicos cifrados, se confirma la seguridad de que el remitente y el receptor podrán contactar de forma segura y sin manipulación del contenido.