Es necesario tener activado Javascript para poder ver el contenido correctamente.
Barra separadora vertical

Garantías de Seguridad Jurídica

 

La e-Administración conlleva una serie de responsabilidades por parte de la Autoridades. Una de ellas es la creación de un entorno seguro, cuyo grado de confianza debe ser igual al de los procedimientos tradicionales. La información recogida de forma digital debe estar ubicada en un entorno lo suficientemente seguro como para proteger los datos que la Administración tiene en su poder. Los aspectos esenciales en torno a la cuestión de la seguridad jurídica de la e-Administración son:

      Identificación. Para el correcto funcionamiento de la e-Administración se precisa de una correcta cumplimentación de los datos requeridos. Así, se alcanza el nivel de confianza necesario mediante la petición de información que permitan la correcta identificación del usuario.

      Autenticación. Se trata de comprobar la identidad de quien pretende interactuar con la Administración. Entre los procedimientos más comunes están la firma electrónica y el uso de la clave/usuario. La autenticación implica la imposibilidad de repudio, es decir, que imposibilita rechazar la autoría de la acción que se realice.

      Integridad de la información. Se vincula la información que ofrece un documento electrónico con el grado de confianza de la información que contiene, ofreciendo las garantías suficientes para demostrar que es auténtica y veraz.

      Confidencialidad de la información. Ofrece la garantía del mantenimiento en condiciones de seguridad de los documentos e informaciones que contenga datos que estén bajo el amparo de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

      Disponibilidad de la información y los servicios. La Administración debe disponer de mecanismos que garanticen su uso. Se debe disponer de las herramientas necesarias para ofrecer de forma constante los servicios y evitar inconvenientes que limiten el uso de las aplicaciones.

      Conservación de la información. Con la puesta en marcha de la e-Administración, se aseguran medios alternativos de archivo y registro de información. La Administración Electrónica minimiza hasta niveles ínfimos los problemas de conservación de documentos físicos.