Es necesario tener activado Javascript para poder ver el contenido correctamente.
Barra separadora vertical

Derechos y obligaciones

 

La puesta en marcha de la e-Administración aumenta las posibilidades de ejecución de trámites a través de nuevas e innovadoras opciones de interacción. Estas ventajas están amparadas en el reconocimiento de derechos que protegen al ciudadano, ampliando los anteriormente obtenidos gracias a la Ley 30/1992, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y Procedimiento Administrativo Común.

El ejercicio efectivo de los derechos está condicionado a la aplicación de la Ley 11/2007, de 22 de junio, de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos. Para ello, las Administraciones poseen la responsabilidad de realizar un especial esfuerzo de coordinación.

Se establece una relación de obligaciones y derechos recíprocos: CUADRO

Tras el planteamiento de los derechos y obligaciones de usuarios y Administraciones Públicas, las diferentes herramientas que deberán ponerse en marcha para cumplir con los mencionados preceptos son las siguientes:

      Crear y fomentar la operatividad de diferentes canales de acceso a la información. Para ello se deben adaptar los diferentes canales actualmente existentes, por lo que las Administraciones Públicas deberán prestar especial atención a las necesarias adaptaciones.

      Adaptación de los procedimientos administrativos existentes a la tramitación a través de diversos canales relacionados con las Tecnologías de Información y la Comunicación (TIC). A través de este ajuste, las Administraciones deben perseguir el bien común y los principios de eficacia y eficiencia, del mismo modo que en la realización de trámites por vías tradicionales.

      Desarrollo de la tecnología Front Office, es decir, las aplicaciones y sistemas que ofrecen soporte a los servicios prestados por la e-Administración con el fin de permitir la comunicación con los usuarios.

      Adaptación de la tecnología Back Office. Este concepto hace referencia a los procesos internos necesarios para el normal desarrollo de los trámites administrativos, realizando los esfuerzos necesarios para que funcione correctamente la tecnología Front Office.

      Ajuste organizacional a las nuevas exigencias. Es necesario el reajuste o adaptación de las responsabilidades y competencias de los miembros de la Administración Pública. La implantación de nuevos retos y exigencias hará necesaria una reasignación de una importante cantidad de funciones.

      Adaptación normativa. Las diferentes Administraciones Públicas requieren de la realización de un importante esfuerzo, ya sea a través de la creación de nuevas normas o de la adaptación de las ya existentes. Para ello será necesario prestar una especial atención al mantenimiento de la plena seguridad jurídica de los usuarios de los servicios prestados por la Administración Pública.